El vino una fiesta solidaria que ayuda varias causas sociales

Ayer celebramos el último directo de unas noches de fiesta con vino canalla. Pero lo que parecía un final puede ser el mejor comienzo a veces. Y os explico cómo, porque finales que no marcan son nada más que nuevos principios. Gracias a un grupo de profesionales del mundo del vino hemos conseguido dar visibilidad a la industria del enoturismo en España. Mundialmente el COVID19 hizo mucho daño y el sector del turismo del vino es de los más afectados. Guillermo Cruz, en un directo en IG que hicimos me dijo, esto probablemente sea la filoxera del siglo XXI.

Por ello, quisimos apoyar y juntar dos de nuestras pasiones, el amor que tenemos para el mundo del vino junto el placer de viajar conociendo las historias que hay detrás de las botellas de vino. Y mientras que es un momento hedonista pues alrededor de todo, crear una fiesta con vino. Viajar a pueblos con mucha historia, a lugar lleno de magia y conocer a los artistas que elaboran los mejores vinos del mundo, es sin duda un lujo que pocos lo apreciamos.

El vino es la máxima expresión que nace del sentimiento de una tierra que luego se embotella y me considero un afortunado poder compartirlo, comunicarlo y disfrutarlo. Me puse manos a la obra y diseñamos unos directos en Instagram Live donde durante una hora con humor, di a conocer proyectos emocionantes. Mientras en el mismo directo hacia una subasta 100% benéfica para diferentes asociaciones y fundaciones sociales que la bodega participante escogía libremente. Podéis ver los directos en mi cuenta de YouTube o también en Instagram. El mapa de las bodegas españolas participantes esta en www.guardianofwine.com junto con el formulario si os apetece apuntaros.

 

Se han recaudado 12.094€ euros en los 31 directos. Más de 60 subastas de diferentes lotes y botellas exclusivas, únicas, por la añada o por el tamaño de la botella. Dinero que ha ido directamente desde la cuenta de la persona quién ha ganado la puja, a la cuenta de la fundación o asociación. En cuanto recibía el justificante de la donación, salía el vino firmado desde la bodega para el corazón con patas, que donaba cada euro por una causa benéfica y también disfruta de una colección de vinos de categoría.

Nunca podría agradecer a todos los que han participado, los que me han aguantando, los que dejaban todo de lado, para venir a apoyar #EnoturismoParaSanitarios. Gracias, gracias y siempre gracias por todos los momentos en los cuales he podido expresarme con facilidad. Por último, confieso, me he sentido un cura, porque cómo dice mi amigo, Alfonso Fernández, de Córdoba: somos evangelizadores. Convertimos al personal, en creyentes para siempre, una vez ven la luz, siempre y cuando se tome con moderación.