23 años luchando por compartir la pasión del cava de calidad

Cavas JMFG nació hace 23 años cuando Josep María Ferret Guasch decidió emprender una nueva aventura en solitario. En 1997 después de toda una vida trabajando para Cavas Ferret, fundadas por su padre, comienza una nueva andadura junto su esposa, Maria Vall Herms. «Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer» Sí quitamos la connotación machista de la frase, os garantizo que estoy completamente de acuerdo con esto! Una familia entrañable, decide elaborar cavas premium en un entorno natural impresionante. Atrevidos, sin tener la clave del éxito, pero, sabiendo que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo. Seguidamente, hacer volumen a precios bajos, es pan para hoy hambre para mañana. JosepMa sin pelo, en la lengua, con una cultivada sensibilidad por la calidad, su propósito es olvidarse del todo vale.

Este pequeño nuevo proyecto de Font Rubí – Alt Penedès, nace con una tarea muy clara. Hacer calidad y más calidad, no cantidad. Debido a toda la experiencia adquirida trabajando para el cava familiar, Josep María decide elaborar espumosos de carácter complejo. Cavas singulares, llenos de matices de un territorio pequeño, con una gran diversidad de paisajes y microclimas. Es por ello que busca al abrir sus botellas de cava, podamos entender y disfrutar de su sabiduría, su forma de sentir y entender él vino. Cuando la cultura del vino pasa de generación en generación es muy importante formarse, estudiar e investigar cómo embotellar vinos que nunca olvidarás. Conciencia y respeto, son valores que Josep hijo, ( Josep Maria Ferret Vall) la nueva generación quien ahora trabaja y ayuda en el negocio familiar, aprendió.

 

Su filosofía es ofrecer buenos productos de calidad-precio, sin sorpresas y esa continuidad es la garantía de calidad. A la puerta de la bodega, os espera el viñedo que os incita vagabundear y disfrutar de las vistas panorámicas de un paisaje natural. La viña es muy bonita por internet, pero ya que se puede salir y disfrutar con grupos reducidos de amigos, recomiendo ir a gozar, brindar con la familia, conocer la bodega y degustar las tapas mediterráneas o asiáticas que preparan con mucho cariño. ¡Santa visita! A parte de cavas y vinos tranquilos, en la bodega también elaboran diferentes vinagres de vino y también de cava. Por último, sí sois chaperos, con la bodega puedes intercambiar piezas únicas, porque tienen probablemente las mayor base de datos de chapas de cava para coleccionistas.

Por último, deseo larga vida al proyecto y brindo por un mínimo de 23 años más!!!