Bodegas Robles, los vinos para enamorarse del mundo de los generosos

"El consejo de un amigo es cómo vino generoso en copa de oro." Solón 

El fin de semana viajé a Montilla-Moriles. Fui a visitar la única bodega española que elabora vinos ecológicos generosos, también en el viaje me acompaño Carlos Àguila (@carlos7alella). Bodegas Robles, se dedica a la elaboración de vinos desde 1927. Actualmente la tercera generación conduce la bodega, y la cuarta esta también ayudando con muchos de los labores. Francisco Robles, gerente de la bodega, tiene una fuerza de admirar, incansable, con más vitalidad que yo, y no es mentira. Al tomar contacto, su sonrisa, me atrapó, es un apasionado contando historias, reales, muy importante en este mundillo. Creo que es adelantado a su tiempo, pocos como él, que vive y siente tan hondo por la naturaleza.

Bodegas Robles comercializó en 2001 el primer vino generoso ecológico con Denominación de Origen.

En bodega se calcula las emisiones de CO2, se trabaja con energía renovable y un gran respeto por el medio ambiente. Interesante ver sus productos en Bag-in-Box, un formato ecológico y a buen coste. Bonitos diseños, mensajes para todo tipos de público, vale la pena conocer. La apuesta de Robles, por la innovación en todos los ámbitos y su firme voluntad de salvaguardar el futuro del planeta tiene gran mérito. Durante el Covid-19 la bodega no hizo ERTEs. Toda la plantilla cobro su sueldo entero y más que nunca todos han formado una piña. Nos hicieron sentir parte de ella, así que amenazo con volver el 2021.

Es época de vendimia, y aquí en Robles, son de las pocas bodegas que aún conservan sus propias paseras. Ver el proceso, poder vivirlo en vivo, ejecutarlo, me hizo aprecias mucho más el producto. Gente de todas las edades, la mayoría con experiencia de 20 vendimias, hacen todo artesanalmente. Trabajo nada fácil, la mayoría de las veces en manos de las mujeres, que son imparables, rápidas y atentas a los detalles. Eso hace que el Pedro Ximénez de Bodegas Robles, sea tan único. También los otros vino bajo flor, son exquisitos. Muy amables en boca, con mucha presencia de fruta fresca, aromas primarias, de la variedad, cosa no tan normal en los vinos generosos. Aquí el alcohol no predomina, aquí hay vida, aquí hay vinos amables en el paladar, vinos que te abrazan, preparados para enamorar a quienes no beben vinos generosos.

 

Otra de las industria ligada al vino en la zona, es la tonelería. Por eso, recomiendo visitar la Tonelería del Sur Casknolia por ejemplo. Ya que es todo una aventura ver cómo se elaboran las barricas de vino y la bodega envejece en sus barricas whisky bio. Visitar la zona y descubrir su gastronomía con los vinos, es una aventura, si bebes no conduzcas, por ello recomiendo dormir en  Finca Buytrón. Un paraíso que se encuentra entre viñedos, situado a pocos kilómetros en las afueras de Montilla.